21 sept. 2012

La verdadera idiotez humana

Hay un tema que siempre me va a encantar tocar. Hablando desde la ética se dice que el ser humano se diferencia del resto de los seres vivos por su capacidad para pensar. Y yo me pregunto, ¿eso es cierto? Yo opino que no. ¿El motivo? Siempre he dicho que el ser humano es el único ser que tropieza dos veces con la misma piedra. El único ser que cae, mira hacia atrás y retrocede volviendo a caer. Así hasta que quede destrozado. Yo a estas alturas de mi vida he llegado a considerar que es inútil volver al pasado con una piedra ya puesta en el camino que aún permanece ahí. Es una tontería pudiendo ir por un camino totalmente libre y nuevo, que te aporte nuevas experiencias, un camino despejado. Cada uno es responsable en una gran parte de lo que le pase en la vida, del camino que toma y de las caídas que tiene. Para ello debemos pensar antes de actuar, no cuando sea demasiado tarde. Porque si a una conclusión he llegado después de reflexionar mentalmente con todo este asunto, es que caerse da un miedo enorme por el hecho del daño que causa cada caída, ¿por qué aún así nos da igual? ¿Por qué al caer miramos hacia atrás, vemos la zancadilla que nos ponen y volvemos a ceder la confianza? Hay gente que sigue haciéndose daño. Hay que dejar el pasado aunque cueste. Pero sobre todo, hay que pensar antes de actuar, porque eso a mi me ha empujado a opinar lo siguiente: la vida no es como una lista de reproducción que puedas parar, rebobinar, adelantar o marchar en el ritmo que tú quieras. La vida pasa y el tiempo junto a ella, sin importarle si has cometido errores o no, el tiempo y la vida no se van a parar para que los soluciones. Debemos pensar antes de hacer las cosas.

Si la vida fuera como una lista de reproducción, posiblemente de los errores que comete la gente a diario estaríamos aún en el siglo 0 intentando corregir cada error que el concepto 'ser humano' (ese concepto que la gente cree inteligente) crea o comete. 

7 sept. 2012

No hay mal que por bien no venga.

Yo no soy la persona que va a decirte te quiero en los días señalados. Por muy extendido que sea mi vocabulario, tal vez nunca encuentre las palabras adecuadas para expresar lo que eres para mí. Tienes que saber que mi cabeza funciona de manera diferente, olvido las fechas importantes y comprar regalos me agobia. Es posible que en ocasiones no tenga una amplia sonrisa que regalarte. Pero tienes que saber que estoy aquí. Estoy ahí contigo. Tienes que saber que cada día pienso en ti. Siempre. Siempre hay algo, por pequeño que sea, que me recuerda a ti, que hace que me sienta cerca, extrañamente unida a ti. Y cuando me pidas que te acompañe al fin del mundo, cuando quieras que sea cómplice de tus más puras locuras... ahí estaré. Y lucharé por ti, aunque sea en silencio. Y aguantaré por ti el frío y las lágrimas y el dolor, como si fueran míos.
Porque las palabras se olvidan... pero los hechos permanecen intactos en el tiempo.

6 sept. 2012

Las promesas significan todo, pero cuando no se cumplen, las disculpas no significan nada.

Esos momentos en los que te decides por algo o por alguien que piensas que realmente no te vas a equivocar, que es el momento y la persona idonia para dedicarte a ella y resulta que estabas ciega que no te dabas cuenta de que estabas equivocada, que era un error. Y cuando te llevas realmente el palo, te das cuenta de que no deberías haber dado pié a eso, ni siquiera haberle dado importancia. ¿Y que me pasó a mí? Le dí más importancia de la cuenta, me importó y entonces me hice daño, me hiciste daño.
Pero ahora no es momento de reproches y es momento de seguir adelante y evitar recordar esto, por que si algo sé que soy y estoy orgullosa de ello es que soy fuerte, y que ni la persona más mala puede conmigo. Tampoco soy rencorosa y todo el mundo lo sabe, y mucho menos orgullosa, porque el orgullo no gana al corazón, y yo nunca odiaré a nadie por tomar sus propias decisiones porque yo solo quiero que tú eres bien, estés con quien estés.

5 sept. 2012

Si tu saltas, yo salto. Si tu sangras, yo sangro.

Nadie realmente sabe lo que es verdaderamente la amistad hasta que no se te cruza por tu camino la persona adecuada. Gracias a Dios o lo que sea que nos haya creado yo lo sé, sé lo que es verdaderamente la amistad gracias a una persona. Esa única persona que está ahí siempre que lo necesito, esa persona que me saca una sonrisa en cualquier momento, la que sabe como valorarme, la que sabe como hacerme sentir la chica más feliz del mundo. 
A esa persona hoy por hoy le doy mil gracias por haber aparecido en mi vida, por ayudarme tanto como lo ha hecho en tan poco tiempo, que es capaz de hacerme desear cada segundo que pasa poder abrazarle con tanta fuerza hasta dejarlo sin respirar o hasta cerrarle la espalda. 
Solo esa persona sabe como hacerme sonreír, y prometo que es por la única persona que podría sonreír sin soltar una sola lágrima por muy mal que esté, solo por el, por que si tu ríes yo río, si tu lloras yo lloro. Estaré para cuando me necesites y sin más apuros estaré hasta cuando no me necesites, me tendrás para lo bueno y lo malo y para ayudarte y valorarte como lo has hecho tu conmigo. 
Eres la persona más valiosa del mundo y está claro que no quiero perderte por nada, por que quiero ser la primera persona que te despierte con un buenos días y la última en decirte buenas noches, y espero que siempre sean buenas, y que siempre lo serán mientras yo esté a tu lado. Nunca olvides que yo te quiero y que eres el mejor amigo del mundo, eres más que eso.
Contigo sé que puedo compartir todos mis problemas y mis alegrías y puedo confiar en tí por que esa confianza te la has ganado en tan poco tiempo, que ni yo misma me lo creo. Pero es así, eres el mejor, eso no lo dudes nunca. Que sepas que jamás quiero verte mal, y que si alguna vez lo estás, que será lo más probable por que no todo es fácil, siempre me tendrás a mi la primera para recibir un abrazo mío, uno o todos los que tu me pidas. 
Estuve mucho tiempo esperándote, estuve esperando a un amigo que me apoyara, que me quisiera, que me valorara, que me respetara, que me diera cariño, en definitiva un amigo como tú. Y te encontré por que siempre dicen que lo bueno, siempre se hace esperar. Y por fin, te encontré, gracias por aparecer en mi vida, te quiero muchísimo a(m)igo.




¿Y esto como vá?

¿Esto de que trata? ¿Me lo puedes explicar? ¿Me quieres a ratos o simplemente cuando te aburres?  Mientras tú te entretienes con tus jueguecitos, aquí sigo yo sufriendo por saber si tus 'te quiero' son de verdad o simplemente soy una más. Me gustaría que me aclararas las cosas, pero ¿Cómo te demuestro antes todo lo que eres para mí? Eres difícil, peor que un puto rompecabezas, pero, ¿sabes lo mejor de todo? Me encantas y bueno, aquí estoy yo hasta que te apetezca madurar o simplemente devolverme un poco de todo lo que te he dado. Pero eso sí, por favor, no me mientas.