17 dic. 2013

No te rindas nunca

Hace poco, muy poco, solamente me importaba el éxito y mantener mi ego de triunfo. Ahora que no me ha ido bien estos meses, sentía que las fuerzas me abandonaban, por un fracaso olvidé por un momento trescientos éxitos. Lo hice mal, claro que lo hice mal. Sin embargo, en momentos en los que te sientes vulnerable, simplemente te apetece llorar y no te das cuenta de que llorar no va a solucionar ningún problema. Al contrario, te va a hacer perder tiempo. Las pocas manos que tenía, agarraron la mía, y recuerdo que me enseñaron que un paso hacia atrás, es solamente una oportunidad para coger impulso. Una derrota no equivale a un fracaso en una guerra. No todo está perdido, da lo mejor de ti, dalo cada día, sin importar el precio tan alto que tengas que pagar. Fuera los orgullos, la gente callará en el más profundo silencio si consigues la gloria. Esfuérzate todos los días, cada segundo. Piénsalo, no hay nada que no puedas conseguir sin esfuerzo. ¿Tienes un sueño? Por favor, no te canses de perseguirlo. Aprende a ser como yo, que aprendí a persistir porque buenos maestros me enseñaron. El dolor solo te va a servir para mejorar, no pretendas tener éxito en la vida. Un buen golpe te servirá para planear un ataque mucho mejor.

A mil sueños por segundo

Cada noche, cuando duermo, yo te veo despertando con tus besos mi amanecer, en este sueño vivo que viven mis labios besándote, en la oscuridad que besa mi noche soñándote, y aunque a veces piense que somos dos ciegos buscando besos en el silencio del amor, moriría sin dudar en tus labios sintiendo cómo tiembla tu cariño cuando te escribo mil sueños por segundo, para que mi cuerpo sepa quererte como te quiero. Para que sepas que tu vida me da vida con pasión, cuando me sujetas el corazón se me olvida hasta la vida. Si supieras como me rompo y me vuelvo a componer todo a la vez cuando me dices te amo. Si vieras cómo beso tu recuerdo mi amor, tanto que siento que te abrazaría y te descosería el corazón. Tu amor sabe tan dulce en mis labios que alimentas todos mis sentidos. Contigo estoy en el cielo, me pide el alma decírtelo mientras suspiro besos tuyos que el aire me regala. Tanto te quiero que no tengo dudas de que nuestras almas ya se conocían, y bebería tus lágrimas sin dudarlo y me asusto y te vivo a la vez. Y te sueño despierto y te duermo en mis sueños, mientras me robas las tristezas con el eco de tu corazón dormido en el tiempo, como si el susurro de tus labios me inundara de tu cariño gritando 'te quiero'. Suena tan dulce eso en tu voz que todo mi ser vuela y se pierde, y me encuentras cuando me dices que me amas, y me perdonas la vida, y nos dejamos llevar por las olas que nos atrapan como estelas en la calma mar. Cuando te digo que siento miedo, no sientas pena ni albergues dudas, es porque no sé quién es quien late en mi pecho, si tú o yo. Y siento que moriría si te despierto y sin embargo quisiera beberte el alma. Y me resisto, pero me vences. Y me duermes en tus palabras soñadas. Si fuera ciego, te vería. Si no existieras, te inventaría. Si fueras sueño, te soñaría. Si fueras agua, te bebería. Si fueras fuego, me quemaría. No dudaría, tan sólo te sentiría.