17 dic. 2013

No te rindas nunca

Hace poco, muy poco, solamente me importaba el éxito y mantener mi ego de triunfo. Ahora que no me ha ido bien estos meses, sentía que las fuerzas me abandonaban, por un fracaso olvidé por un momento trescientos éxitos. Lo hice mal, claro que lo hice mal. Sin embargo, en momentos en los que te sientes vulnerable, simplemente te apetece llorar y no te das cuenta de que llorar no va a solucionar ningún problema. Al contrario, te va a hacer perder tiempo. Las pocas manos que tenía, agarraron la mía, y recuerdo que me enseñaron que un paso hacia atrás, es solamente una oportunidad para coger impulso. Una derrota no equivale a un fracaso en una guerra. No todo está perdido, da lo mejor de ti, dalo cada día, sin importar el precio tan alto que tengas que pagar. Fuera los orgullos, la gente callará en el más profundo silencio si consigues la gloria. Esfuérzate todos los días, cada segundo. Piénsalo, no hay nada que no puedas conseguir sin esfuerzo. ¿Tienes un sueño? Por favor, no te canses de perseguirlo. Aprende a ser como yo, que aprendí a persistir porque buenos maestros me enseñaron. El dolor solo te va a servir para mejorar, no pretendas tener éxito en la vida. Un buen golpe te servirá para planear un ataque mucho mejor.